jueves, 30 de octubre de 2014

Sopa de ajo


Como el veroño se va haciendo más y más frío, os traigo otro platito calentito que además, os va a ir genial a aquellos que os hayáis resfriado. Esta es una receta muy fácil de hacer, que requiere muy poco tiempo y que esta riquísima.





Muchas veces a la hora de cocinar, vemos el ajo como un condimento más que como un ingrediente. Y es que, a parte de salsas y acompañamientos, no hay muchos platos en los que el ajo sea el protagonista. Este es uno de esos platos.

Empezamos pasando lista a los cacharros que más tarde tendremos que limpiar: una sartén mediana (o grande, depende de los comensales), un cuchillo y una cucharilla.

La lista de los ingredientes también es corta:

-1 huevo (por comensal)

-2 rodajas de pan (por comensal)

-4 dientes de ajo (por comensal)

-Sal

-Pimienta dulce



Pelamos y cortamos los ajos a lonchitas no muy finas. Ponemos a calentar la sartén y tostamos las rebanadas de pan. Si es pan duro, queda mejor la sopa, puedes usar el pan que te sobró el día anterior. Una vez el pan esté tostado por ambos lados, sin llegar a quemarse, los retiramos de la sartén, echamos un chorrito de aceite y sofreímos los dientes de ajo hasta que tomen un poco de color.

Cuando los ajos estén listos, tomamos una puntita de pimienta dulce y la echamos sobre el aceite, removiendo con rapidez para que no se queme. Esta es en realidad la parte delicada de la receta. Si se te quema la pimienta dulce, el sabor no será tan bueno.

Remueve tan solo unos cinco o seis segundos y retira la sartén del fuego para añadir agua. Llénala hasta poco más de la mitad y vuelve a ponerla al fuego.

Vuelve a echar el pan tostado, sube el fuego a mediano/alto y cuando veas que ha empezado a hervir, échale el huevo. Cuando veas que el huevo ya esta cocinado, la sopa estará lista.

¡Hora de comer!



Una receta cortita y simple, ¿verdad? ¡Y barata! Que el frío y la crisis no nos quite las ganas de cocinar.

¿Has probado la receta? ¿Tienes tu propia técnica? Comparte con nosotros tu experimentación y dinos que te ha parecido el plato. Un abrazo a todas, gracias por leer mi blog.

miércoles, 29 de octubre de 2014

Potaje de Lentejas


¿Quien no ha comido alguna vez lentejas? ¡Que levante la mano para que pueda llamarle mentirosa!

Las lentejas son muy conocidas por todos y en cada casa se preparan de forma distinta y muy personal. Hay quien le echa arroz, otros le echan patatas, o morcillas... Yo personalmente prefiero la versión vegetariana del plato, aunque hay quien la prefiere con algun trozo de chorizo o un hueso de jamón.

Empezamos con los utensilios para usar, como ya va siendo costumbre en mis recetas. De nuevo ensuciaremos muy poquito, tan solo una olla, un cuchillo y un cazo.



Ingredientes:

-Lentejas, por supuesto.
-Dos o tres dientes de ajo.
-Un cuarto o media cebolla.
-Comino molido.
-Sal.
-Una hoja de laurel.
-Espinacas
-Zanahoria

Depende de los comensales, necesitarás una olla mas o menos grande. Para dos personas uso una olla pequeña y aproximadamente 1 litro de agua. Pon ya a hervir el agua a fuego mediano/alto y añade una cucharilla de sal, el laurel y un toque de comino.

Toma unos dientes de ajos, lávalos para retirar las cáscaras sueltas y añádelos sin pelar. Luego trocea la zanahoria y la cebolla para añadirlas también.

El tema de las espinacas es opcional, aunque le da una textura y un sabor muy buenos, además del hierro y las vitaminas. Puedes añadir daditos de espinacas congeladas, pero si son frescas quedan mucho más sabrosas. En el caso de querer algo de "chicha", puedes echar algún trozo de chistorra o de chorizo, pero tampoco eches mucho o sabrá demasiado fuerte.



Las lentejas también son muy variables. Las pequeñas se hacen más rápido y son mas suaves al paladar, las grandes son un poco más bastas y ahora hay otras, especiales, de cocción rápida que tardan en hacerse tan solo 5 o 10 minutos. Si usas de estas últimas, tendrás que añadirlas en el ultimo momento y dejar hervir un rato los demás ingredientes. Echa un puñadito por persona. En unos 35 minutos aproximadamente, tendrás las lentejas.

¡A comer!



¿Y tu? ¿Qué le echas a tus lentejas? Comparte con nosotros tus secretos culinarios y cuéntanos que te ha parecido nuestra receta. Muchas gracias por leer mi blog, ¡Buen provecho!

martes, 28 de octubre de 2014

Bocadillos Cubanos


¿Habéis visto la película "Chef"? Si la habéis visto os acordaréis del plato estrella que hace triunfar de nuevo al protagonista: Los bocadillos cubanos.




Estos bocadillos son también muy famosos fuera de la gran pantalla, y la verdad es que con solo verlos ya se te hace la boca agua. Al día siguiente me puse manos a la obra y seguí "las instrucciones" dadas en la película... con alguna variantes, claro.

Para empezar, los bocadillos cubanos originales están hechos con lomo de cerdo y ternera ahumada. Como en casa no comemos carne roja, cambié esos dos ingredientes por pechuga de pollo y pavo cocido en lonchas.

Otra cosa que modifiqué fue uno de los utensilios de cocina. Para hacer estos bocadillos usan una plancha doble, semejante a una sandwichera que se cierra. Yo me apañé con mi plancha normal de toda la vida, y la verdad es que el resultado fue bueno (aunque quizá más costoso)



Los ingredientes que usé son muy comunes:

-Pan cortado a rebanadas
-Mostaza
-Lonchas de pavo cocido
-Pechugas de pollo fileteadas muy finas
-Lonchas de queso
-Margarina o mantequilla


La preparación es lo más laborioso de esta receta, aunque es muy simple. Para aprovechar el tiempo, encendemos ya la plancha y empezamos a hacer las pechugas, así para cuando vayamos a usarlas, ya estarán listas.

Extiende las rodajas de pan en parejas sobre la encimera y unta una de cada dos con mostaza. Que no sea una capa muy gruesa y que quede bien extendida, sin dejar ningún hueco sin mostaza. Acto seguido coloca un par de lonchas de pavo sobre las rebanadas con mostaza. Cuando tengas las pechugas echas y ligeramente crujientes, las colocas sobre las lonchas de pavo.

Hora de añadir el queso. La receta queda bien con cualquier queso de loncha que uses, pero como es el ingrediente que mas sabroso hace el bocata, te recomiendo elegir algún queso de sabor fuerte que te guste. Si usas el provolone, cortado muy fino, y lo espolvoreas con orégano, va a estar aun más bueno.




Ya esta montado el bocadillo, pero viene la parte difícil... sobretodo si no tienes una plancha doble.

Toma la margarina (o mantequilla) y extiende una fina capa sobre los bocatas, por ambos lados. Después, tras haber limpiado la plancha para que no queden restos de pollo, caliéntala de nuevo y extiende algo de mantequilla en ella, derritiéndola.

Coloca los bocatas sobre la plancha y ve aplastándolos con la pala de fritos, con cuidado para que no se desmonten. Una vez el pan empiece a tomar color dorado, pero sin llegar a tostarse, dale la vuelta con unas pinzas y vuelve a aplastarlos.

Evita darles muchas vueltas y no los gires hasta que estés segura de que están bien doraditos, o no quedarán tan compactos y es fácil que se desmonten al comerlos. ¡Oh!, y no dejes que se enfríen, estos bocatas tienen que comerse recién hechos si no, no están tan buenos.

Aquí tenéis mis bocadillos cubanos:



¿Que os ha parecido? Animaos y probad, os aseguro que se convertirán en vuestros bocatas favoritos. ¿Qué queso usáis? ¿Que toque personal le dais? Compartid con nosotros vuestras fotos y vuestros consejos.

Un abrazo a todas, gracias por leer mi blog.

lunes, 27 de octubre de 2014

Tarta de Manzana


Hola otra vez, aquí os traigo una nueva receta, una muy sencilla y muy rápida de hacer.

Hace poco estaba hablando con una buena amiga y gran cocinera sobre postres de frutas y me preguntó: "¿Por qué no haces una tarta de manzana?" Mi razón principal era que no había encontrado una receta de tarta de manzana que me gustara, todas resultaban quebradizas y demasiado empalagosas. En cuanto le dije eso, ella cogió papel y lápiz y me pasó esta receta que ha conseguido que me reconcilie con la tarta de manzana.




Tan solo necesitaremos ensuciar para esta receta un vaso estándar, una bandeja de horno, dos platos hondos y un tenedor.





Aquí vamos con los ingredientes:

1 vaso de harina
1 vaso de azúcar
1 vaso de leche
1 sobre de levadura
3 huevos
4 manzanas
1 bote de mermelada

Antes de empezar, pon a precalentar el horno a 160º-170º.

En uno de los platos mezclamos el vaso de harina, con el azúcar y la levadura. Removemos bien. En el otro plato batimos los tres huevos y le añadimos leche, removemos y reservamos ambos platos.

Tomamos las cuatro manzana, las pelamos y las cortamos a rodajas no muy gruesas. Según mi amiga, la elección del tipo de manzana también influirá en el sabor de la tarta. Me comentó que las manzanas verdes o amarillas dan un toque más ligero a la tarta y que las rojas le dan un sabor más dulce y empalagoso. Yo elegí manzanitas verdes.





Colocamos las rodajas de manzana cubriendo el fondo de la bandeja, añadimos por encima la mitad del plato de harina, levadura y azúcar, extendiéndolo bien para cubrir la manzana, y por ultimo añadimos la mitad del plato de los huevos y la leche. Extiéndelo con la ayuda del tenedor hasta dejar una capa uniforme y repite el proceso.

En el caso de que tu bandeja de horno sea mas grande y menos honda que la que he usado yo, coloca las rodajas de manzana y añade los platos enteros en el orden indicado. Si por el contrario estás usando un molde mas hondo que ancho, añade solo un cuarto del plato y haz más pisos (pero ya te aviso que tardará mucho más tiempo en hacerse).

Una vez añadido e igualado el ultimo piso, tomamos la mermelada y la extendemos en una capa no muy gruesa por encima de la mezcla. Las mermeladas de ciruela y melocotón quedan muy bien en esta tarta.



Ahora solo nos queda meterla al horno, donde va a estar mucho rato, una hora y media más o menos. Esta es la parte mala de la receta, el consumo del horno (sobretodo si es eléctrico). Sobretodo colócala en la parte baja del horno en el caso que no tengas la opción calor arriba-abajo, o se te quemará por encima antes de que esté hecha. También te recomiendo cubrirla con papel al bar para evitar que la mermelada se tueste, retirándolo cuando falten 15 minutos para que se dore un poco.

Este es el resultado:



Aunque sigue siendo un poco demasiado dulce para mi, en casa encantó. ¿Tenéis alguna receta secreta de tarta de manzana? ¡Compártela para que podamos probarla!

Muchas gracias por leer mi blog, espero que os guste la receta, y si tenéis una mejor, ¡recomendádmela!

sábado, 25 de octubre de 2014

Bizcocho de Plátano

Por fin me he puesto a ello, después de tanto tiempo sin atender los blogs, me lanzo a un nuevo proyecto: un blog de cocina y repostería. Y para inaugurarlo, os traigo la receta de un bizcocho de plátano que, hasta ahora, ha sido el que más nos ha gustado.






 

¿Por qué bizcocho de plátano?, diréis, ¡con lo difícil que es que salga esponjoso por la textura pesada de la fruta!

Pues resulta que el plátano es la fruta preferida de mi marido, pero hace un tiempo que fue operado y no puede comer nada crudo... así que me las he estado ingeniando y tras muchas pruebas en mi laboratorio (la cocina), he dado con el postre perfecto para que pueda volver a disfrutar de su sabor.

Una de las razones por las que solemos pensarnos mucho hacer o no hacer repostería en casa, es la cantidad de cacharros que acaban pringados por toda la cocina, pero para esta receta tan solo necesitaras una batidora eléctrica y una báscula de cocina.



Una vez tengamos preparados ambos instrumentos, pasamos revista a los ingredientes. Vamos a necesitar:

250 gr de azúcar
220 gr de harina
3 huevos
100 gr de aceite de oliva
3 plátanos
1 yogur natural (o un chorrito de leche)
1 sobre de levadura de 16 gr (puedes usar gaseosa también, pero no quedará tan esponjoso)
1 pellizco de sal


¡Nos ponemos a ello!

Primero mezclamos en la batidora los huevos, el azúcar y el plátano en trocitos. Te recomiendo batir primero las claras de los huevos y después añadir el resto, así queda más esponjoso.

Una vez bien batido y homogéneo, añadimos el aceite y el yogur, volvemos a batir hasta que quede bien mezclado.

Por ultimo, en el mismo recipiente en el que estas pesando las cantidades, mezcla la levadura con la harina y la sal. Remueve y añádela lentamente al resto de ingredientes dentro de la batidora. Si tu batidora no tiene una apertura en la parte de arriba, también puedes añadir toda la harina de una vez, aunque puede que termines removiendo con una cuchara si tu batidora no tiene mucha potencia.



El detalle de la sal no es obligatorio, pero a mi me gusta añadirlo a según que recetas de repostería. Que raro, ¿verdad? añadir algo salado a una receta dulce. El caso es que a parte de salar, la sal intensifica los sabores, de forma que nos deja un postre mucho más sabroso.

Una vez toda la mezcla esté homogénea, viértela a un molde apto para horno, previamente cubierto por papel vegetal para facilitar el desmolde. 




Otro detalle que me gusta mucho añadir a mis bizcochos y que le da un toque dulce y crujiente es esparcir azúcar moreno sobre la mezcla antes de meterla al horno.

Dejadlo en el horno, previamente recalentado, a 180 º durante unos 30-40 minutos. El tiempo dependerá sobretodo del tipo de molde que uséis, así que id comprobando pinchando con un cuchillo o un palillo.

Este es el resultado.



Probadlo en casa y ya me diréis si os ha gustado. Animaos y subid fotos, seguro que cada una tenéis un último toque especial que hace que vuestros bizcochos sean únicos.


Muchas gracias a todas por leer mi blog, pronto traeré más recetas para compartir.